+34 965 90 36 90 Síguenos en

PRENSA

IVÁN SEMPERE: “DE BUENOS EMPRESARIOS A EMPRESAS FELICES”

PEDIR INFORMACIÓN

Solicitud de información

Estás solicitando información gratuita y sin compromiso a Fundeun.




Los campos con * son obligatorios


Acepto la política de privacidad

Compartir en: 

Queremos compartir un extracto de la intervención del presidente de Fundeun, Iván Sempere, durante la gala de entrega de los XXIII Premios Nuevas Ideas Empresariales que se celebró el 29 de junio de 2017 en en Castillo Santa Bárbara de Alicante ante la concurrencia de más de 200 personas, entre ellas premiados y acompañantes, representantes de Administraciones y organizaciones empresariales, autoridades académicas, patronos y colaboradores y patrocinadores de los Premios.

 

De buenos empresarios y empresas felices


FELICIDADES a los premiados en la 23 edición de los premios FUNDEUN a las nuevas ideas empresariales. Felicidades porque no es nada fácil hacerse con uno de estos reconocimientos (debemos saber que han sido 122 los proyectos presentados, de los cuales se seleccionaron 66 y sólo 11 han sido premiados) y, sobre todo, porque habéis decidido escribir el guión de lo que puede ser vuestra empresa de vida, vuestro proyecto vital.

Solo os pido que seáis BUENOS EMPRESARIOS, que tratéis a vuestra empresa como si de un hijo se tratara. Los que tenemos hijos queremos que crezcan, que vivan experiencias, que sueñen y luchen por hacer realidad sus sueños; queremos –finalmente- que sean FELICES.

Los BUENOS EMPRESARIOS hacen EMPRESAS FELICES. Una empresa feliz es una empresa que vive con pasión lo que hace, un lugar donde se cuida a las personas porque las empresas son las personas. No hay empresas de éxito sin personas felices. Una empresa feliz es también la que se preocupa de mejorar e influir positivamente en su entorno social. Somos nosotros los que dibujamos la sociedad y elegimos el papel que queremos desempeñar; ser protagonistas, actores secundarios o, simplemente, pasar desapercibidos.

Para ser una empresa feliz que procura una sociedad feliz, hay que cerrar la puerta a las CRÍTICAS DESTRUCTIVAS y a las ENVIDIAS. Para nuestra desgracia, Alicante no es precisamente buen ejemplo de cooperación y generosidad. Y no me refiero solo al ámbito político, sino también al social o empresarial. Creo, honestamente, que nos iría razonablemente mejor si fuéramos conscientes de nuestro potencial y de la gran suerte que tenemos. Vivimos en un país maravilloso, en una provincia rica y diversa donde, afortunadamente, todavía queda mucho por hacer. Tenemos el privilegio de gozar con infraestructuras que ya quisieran tener en muchos lugares, de un sistema de salud que es la envidia, no ya de países donde ni siquiera hay hospitales o medicamentos, sino de los países más desarrollados de occidente. Gozamos de unas Universidades Públicas de altísima calidad y de un personal docente e investigador de alto nivel. Quiero felicitar en este aspecto a la Universidad de Alicante, recientemente incluida en las primeras posiciones entre las mejores, y al profesor Juan Luis Nicolau, uno de los mejores investigadores en el ámbito del Turismo que recientemente ha fichado por la Universidad Virginia Tech, la segunda más importante de Estados Unidos en investigaciones turísticas. Para la marca UA es un honor que nuestro talento conquiste otros territorios y debemos estar orgullosos de ello.

Y quien dude de esta suerte, que viaje o que escuche. Viajad y tomad distancia o, si no es posible, escuchad a los millones de personas que eligen la provincia de Alicante para vivir, para desarrollar sus proyectos, para anclar sus pasiones. Estos premios se entregan en un Castillo, el de Santa Bárbara, un Castillo que antes elevaba sus muros para que no vinieran las gentes extrañas. Hoy, sin embargo, queremos que vengan. Preguntad a esas personas porque eligen la provincia de Alicante; preguntaos por qué viene tanta gente.

Es esa CONCIENCIA POSITIVA la que nos hará progresar en sociedad, apoyarnos unos a otros y cerrar la puerta a las ineficiencias, a las duplicidades, a la mediocridad. Pero, sobre todo, esa conciencia nos hará fuertes para saber que somos nosotros, vosotros, los que debemos escribir el guión de nuestra vida, de nuestra empresa, de nuestra sociedad.

Creed en grande porque todo lo grande comenzó pequeño. Un ejemplo cercano es nuestro premiado BUSINESS KNOWLEDGE de este año, un reconocimiento que otorgamos a personas que destaquen por su trayectoria empresarial uniendo conocimiento y acción desde el esfuerzo y la innovación. Este prestigioso reconocimiento de FUNDEUN quiere descansar este año en la persona de VICENTE BERBEGAL, fundador de ACTIU. Podría decir mucho de ACTIU, empresa global líder y referente en el sector del mobiliario técnico gracias a la innovación y sostenibilidad no sólo de sus productos sino también de sus instalaciones. Sin embargo, hoy hablamos de VICENTE, una persona a la que da gusto mirar porque le brillan los ojos, cargados de ilusión y de ambición creativa. Un emprendedor, de siempre y de ahora, que bien podría estar sentado con vosotros, premiados de este año. Un luchador que un día soñó con hacer muebles para las televisiones y hoy es ACTIU. Sobre todo, VICENTE es valor y valores; valor para levantarse cada día como si fuera el último y valores de esfuerzo, trabajo y honestidad que sabe extender a su familia y equipo. VICENTE, estamos orgullosos de ti, no porque hayas sido reconocido como el MEJOR EMPRESARIO EUROPEO DEL AÑO, sino porque en FUNDEUN nos gusta reconocer y valorar lo que tenemos en casa. Enhorabuena y gracias por decidir soñar y cumplir tus sueños en nuestra tierra.

Iván Sempere Massa, presidente de Fundeun


 

_MG_3798


_MG_3826

Colage 1Colage 2